Óscar Fábrega

Redacción Magic Internacional _

 

Óscar Fábrega presenta en Magic´16 la conferencia 
Expediente Rennes-le-Château. ¿El enigma desvelado?

 

¿Es Rennes-le-Château tan fundamental en la historia de Europa como nos cuentan en  la cantidad de libros y artículos que existen?

- No, ni de lejos. Es más, y perdón por el escepticismo, pero Rennes-le-Château no tiene la más mínima importancia dentro de la historia de Europa. La tendría si fuese verdad que allí estuvo el supuesto hijo de Dagoberto II (Sigisberto IV), un rey merovingio (una casa real que, en realidad, tampoco tuvo demasiada importancia). Pero esa historia es falsa, como demostré con evidencia en mi libro Prohibido excavar en este pueblo, y como dejó bien claro la propia persona que añadió esto del linaje merovingio a la trama de Bérenger Saunière, mi gran amigo (virtual) Pierre Plantard.

Sí que es cierto, por otro lado, que hoy en día sí que tiene una gran importancia, ya que, sin duda, se ha convertido en una especie de epicentro del misterio en Europa. Pero nada más…

¿Bérenger Saunière encontró realmente un tesoro que le enriqueció?

- Quizás encontró un tesoro, pero esa idea tan extendida de que Saunière se hizo rico de la noche a la mañana es falsa. Es posible que encontrase algo, algún pequeño tesorillo, durante las obras de restauración de la Iglesia de Santa María Magdalena. Pero eso no explica el origen de su fortuna, fortuna que, por otro lado, se ha exagerado. Noel Corbu, el primero que escribió sobre el tema, le llamó El Cura de los Millardos, ya que afirmaba que había encontrado el tesoro de Blanca de Castilla, compuesto por miles de millones de francos. Pero no fue así. No hay ninguna evidencia de que nuestro curita dispusiese de tanto dinero. Es más, de lo que tenemos evidencia es de lo contrario. Si tenía tanto dinero, ¿Por qué pagaba las cosas a plazos? ¿Por qué tardó diez años en terminar las obras de la iglesia?

Si encontró un tesoro en 1891, fecha que se ha propuesto en muchos de libros publicados (explicar el motivo de esa fecha haría eterno esto), ¿por qué no manifestó signos de disponer de cierta riqueza hasta más de diez años después, cuando construyó la Villa Betania y la Torre Magdala?

Es más, lo que sí sabemos es que este señor era todo un trapicheante que se dedicaba al tráfico de misas, motivo por el que acabó siendo castigado por sus superiores. Además, sabemos que consiguió numerosas donaciones de personajes de ultraderecha, como él, que apoyaron la pequeña cruzada antirrepublicana y antimasónica que tanto Sauniére, como varios obispos de la zona del Aude, y el propio obispo Billard, estaban llevando a cabo.

Por último, ¿cómo podemos explicar que alguien que ha encontrado un enorme tesoro se dedique, durante los años más fructíferos de su vida, a ejercer como guía turístico y a enseñar sus propiedades y construcciones a los turistas venidos desde Rennes-les-Bains?

¿La influencia de Dan Brown en la cuestión ha sido positiva o negativa para este misterio?

- ¡Umm!, complejo. Ha sido positiva para ellos, para los habitantes de Rennes-le-Cháteau, que han visto como su aldea, de nuevo, tras el esplendor de los años setenta (con el éxito de El Oro de Rennes, de Gérard de Sède) y el boom de los ochenta (tras la publicación de El Enigma Sagrado, de Henry Lincoln, Michael Baigent y Richard Leigh), volvió a llenarse de curiosos y turistas. Ha sido positivo porque muchos nos hemos acercado por primera vez a este tema, entre los que, sinceramente me incluyo, ya que antes de El Código da Vinci, no lo conocía.

Pero ha sido negativo porque ha llevado a que muchos creen, incomprensiblemente, que allí, o en las cercanías está enterrada María Magdalena, cuando no existe ni una sola leyenda que sitúe a esta señora en aquellas tierras del Languedoc. Ni siquiera Pierre Plantard o los autores antes citados fueron tan lejos como otros autores contemporáneos que, incluso, han llegado a ofrecer rutas guiadas a la supuesta tumba de la Magdalena. (Recordemos que donde sí hay tradición, al menos desde el medievo, de la supuesta estancia de esta dama es en la Provenza francesa, en la zona de Marsella, donde, se dice, que se conservan sus reliquias… aunque no son las únicas que hay en Francia, todo sea dicho).

¿Hay alguna trama secreta, oscura, o algún tipo de conspiración detrás de Rennes-le-Château?

- Sí que la hay, o al menos, tenemos bastante evidencia de ello. Pero no tiene nada que ver con masones, rosacruces o illuminatis, diga lo que digan algunos. Es más, si nos esforzamos en conocer en profundidad quién fue realmente Saunière, veremos que se trataba de un tipo reaccionario, de ideas conservadores y extremas, antirrepublicano, antidemócrata y antimasón. Hay que entender las cosas desde la correcta perspectiva histórica y esto no siempre pasa con este asunto. Saunière, incluso, llegó a ser premiado por su obispo, Billard, por mostrar públicamente sus tendencias radicales y derechistas.

Eso no quita que no haya algo oculto en Rennes-le-Chàteau, algo que, si me lo permiten, no puedo desvelar por ahora…

Pero, visto lo visto, ¿qué nos queda?

- Nos queda demostrar, de una vez por todas, que no hay nada raro en aquella Iglesia, ni simbología esotérica u ocultista ni nada por el estilo. Nos queda demostrar que Saunière pudo disfrutar de una gran comodidad económica sin necesidad de apelar a ningún tipo de asunto misterioso. Lo primero está más que claro, lo segundo, en cambio, costará más. Pero lo haremos.