Entrevista con Josep Guijarro

© New Magic Planet Group

¿Hasta qué punto estamos engañados en pleno siglo XXI con lo que nos cuentan y nos dicen sobre nuestro origen?

- Yo no diría engañados porque eso supone una voluntad de no decir la verdad y, en este caso, no hay conspiración. En ciencia una cosa son las leyes (Newton y la gravedad, por ejemplo) y otras las teorías (como la de la evolución de Darwin) que están sujetas a refutación. A mi juicio hay indicios para pensar que hubo una injerencia exterior tanto en la llegada de la vida a la Tierra como, más tarde, en el desarrollo de nuestra inteligencia. En este sentido, apuesto por la panspermia dirigida que propuso el Francis Crick y, tal como relatan numerosos mitos y leyendas de la antigüedad, por una intervención extraterrestre en una fase latente de nuestro desarrollo.

¿En la era de la comunicación la desinformación nos ha ganado la partida definitivamente?
- Sin lugar a dudas. Cuando apareció Internet dije que estaba puesta la primera piedra para el feudalismo de la información. Creo que fue una visión profética porque la crisis en los medios de comunicación, unida al crecimiento de las redes sociales hace que vivamos una sobrecarga informativa y que podamos distinguir el grano de la paja. Hoy cualquier blog tiene el mismo respeto que un periodista con 20 años de profesión y no pasa por ningún filtro. Todo esto nos lleva irremediablemente a la desinformación, a veces interesada, a veces accidental.
 
Perfiles como Snowden o Assange aparentemente han abierto una grieta por donde hemos accedido a información absolutamente increíble. ¿ Adónde nos lleva esta vía?
- Pues nos conduce a algo que ya sabíamos. Que el poder hace y deshace a su antojo, sin escrúpulos y que la libertad y la privacidad son quimeras.
 
¿Hay suficientes indicios para pensar realmente que los extraterrestres nos visitaron hace miles de años?
- Desde luego que sí. Por desgracia no hay pruebas contundentes pero sí conocimientos impropios y la persistencia de ciertas claves que me llevan a pensar que, en efecto, eso que llamamos extraterrestres vinieron en el pasado y volverán en el futuro si antes no nos hemos extinguido.