Pancho Campo

Redacción Magic Internacional _

 

¿El estrés se puede combatir simplemente con buenas palabras y consejos?

​- Definitivamente no. La mejor forma de hacer frente al estrés incluye, en primer lugar, aceptar que este es necesario para evolucionar como personas y para mejorarnos a nosotros mismos. Lo que tenemos que hacer son dos cosas; una es reducir la cantidad de estrés hasta un nivel que no nos afecte, al contrario, que nos sirva de motivación, y la otra es aprender a hacer frente al estrés y a manejarlo para transformar una situación difícil, reduciendo la cantidad de situaciones estresantes. Hay que entrenar ambas formas de hacer frente al estrés, tal y como explico en mis conferencia y en mi libro. No es un proceso fácil, pero si nos aplicamos y dejamos que alguien nos guíe u oriente, es más fácil.

 

¿Hasta qué punto alguien puede cambiar radicalmente su forma de ver o vivir el día a día?

- Drásticamente, pero tienes que aceptar que tu forma de ver la vida no es la que quieres y que te está afectando negativamente. En segundo lugar hay que alejarse de esa creencia de que "soy muy viejo para cambiar" o "no puedo cambiar porque es parte de mi personalidad, de mi forma de ser". Si tú quieres cambiar para mejorar, es cuestión de proponértelo, trabajar por ello y aplicarte. Es un proceso de aprendizaje como cualquier otro. Lo que sí es verdad que una persona mayor tiene más improntas, mas "vicios" y hábitos arriagados, y siempre cuesta más borrar un mal habito e instaurar uno nuevo que empezar desde cero.

¿Es el coaching una especie de "sustituto" moderno de las creencias o religiones?

​- Un coach es un entrenador que, como en el deporte, te ayuda a poner en práctica técnicas para mejorarte a ti mismo y que puedas ser más productivo, gestiones mejor la energía, te superes a ti mismo y aprendas a hacer frente a situaciones difíciles. Lo que hoy se llama coach es lo que los entrenadores deportivos hemos hecho toda la vida; dar apoyo físico, mental, estratégico y psicológico para que nuestros jugadores rindan más y mejor. Es este mismo principio pero aplicado a tu vida personal, laboral o familiar.

Los tenistas de élite llevan un entrenador de tenis, un preparador físico, un nutricionista, un fisio y un psicólogo. Un coach viene a ser una especie de experto en todas esas áreas pero no para jugar al tenis sino para tu vida personal y profesional o empresarial.